Un preso aprovecha que esta solo en las duchas con otro y lo agarra a la fuerza obligandole a mamarle su verga con piercing. El tipo forcejea al principio y al final le coge el gustillo llegando a tragarselo entero lo cual logra que el colega se derrame en su boca. En el segundo asalto le taladra el ojete.

La travesti rubia le está mamando la polla al chico de pelo oscuro, con su larga polla al aire. Después se da la vuelta con el objetivo de que “el hombre de la relación” se la meta por el culo al travesti. Más tarde los roles son opuestos y el que estaba dando ahora es el que recibe el falo del otro.