Dos cuatreros entran en un rancho con intención de robar ganado o lo que haga falta, pero al final se lían entre ellos y acaban follándose el culo mientras el dueño del rancho observa todo y les deja acabar para después, rifle en mano, detenerlos.

A veces es mejor ver un poco de porno del antiguo de ese de mamada y enculada sin más, porque ahora se hacen pestiños muy estéticos pero si tienes que aguantar a actores como Damien Crosse, gimiendo como gime, es muy de apaga y vámonos y pon algo clásico.

Dos colegas de clase del primer curso de la universidad, que están un poco verdes aún, al menos en cosas del gimnasio, se comen la boca y en menos de lo que canta un gallo los tenemos metiéndose el rabo a pelo por el culo y preñándoselo hasta el fondo.

En esta universidad hay una serie de fraternidades sólo para chicos en las que nadie sabe lo que ocurre al otro lado de las paredes, aunque a los miembros de esta fraternidad se les ocurre follarlo todo mientras se follan por toda la casa sin cortarse.

Un policía se encuentra a un par de chicos a los que su coche les ha dejado tirados, así que se los lleva a la ciudad, aunque en el camino se paran y en un garaje se empiezan a conocerse mejor hasta terminar comiéndose las pollas y follándose el culo.